El Cabildo firma el convenio con El Frescal que pone en marcha el Plan Forrajero de La Palma

José Adrián Hernández y Luis Vicente Martín dan continuidad en la Isla al programa autonómico

El vicepresidente del Cabildo y consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca, José Adrián Hernández Montoya, y el presidente de la Asociación Agroganadera El Frescal, Luis Vicente Martín de Paz, han firmado el convenio de colaboración que permitirá el desarrollo del Plan Forrajero de La Palma.

Un acuerdo, como indicó Hernández Montoya, que dará  continuidad al Plan Forrajero de Canarias,  que concluyó en diciembre de 2020, impulsado desde la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias, el Cabildo y la Asociación Española de Criadores de Ganado Selecto de Raza Palmera (AVAPAL). “Queremos continuar con el impulso que ha representado el Plan para la ganadería en La Palma, con la finalidad de mejorar la autosuficiencia forrajera en la Isla”.

El objetivo  que persigue  esta  iniciativa es contribuir  a la disminución de la importación de forrajes y piensos, que a su vez mejorará la rentabilidad de las explotaciones ganaderas. Del mismo modo, desde la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca subrayan que las acciones a realizar para la consecución de un forraje de calidad incidirán en la mejora del bienestar animal y la reducción de los costes de producción, propiciando así una actividad ganadera más rentable y eficiente, regenerando el suelo y poniendo en producción terrenos que se encuentran sin cultivo actualmente.

El convenio está dotado de una financiación de 23.900 euros, desde la colaboración con una entidad como El Frescal, que entre otras actividades, realiza el trillado de cereal, principalmente en las medianías de la Isla, para mantener dentro del agro palmero la tradición y el propio cereal.

Hernández Montoya destacó que el Cabildo trabaja en favor del sector primario de la Isla, fomentando acciones, como en este caso, que incentiven el cultivo de los cereales, manteniendo las variedades locales existentes, y promuevan el autoabastecimiento con plantas forrajeras autóctonas destinadas al consumo de la ganadería, reduciendo así la dependencia del exterior en el suministro de alimento para ganado y la  actividad sea viable en términos de productividad y rentabilidad.

El Plan redundará en beneficio de la generalidad del sector primario y coadyuvará no solo al mantenimiento y a la pervivencia en el tiempo de la cultura del cultivo de los cereales y el mantenimiento de la ganadería, sino que el incremento de la superficie cultivada  frenará el abandono de las zonas rurales, promoverá el crecimiento económico y la generación de empleo y supondrá el mantenimiento del paisaje rural asociado a la explotación ganadera tradicional, gestionada en base a una relación sostenible con el territorio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad