Las Cooperativas Plataneras Volcán de San Juan y Agricultores Guanches (AGUSA) presentan un contencioso administrativo para defender a sus 1.400 socios plataneros

Ambas cooperativas plataneras palmeras recurren a esta herramienta una vez han agotado la vía administrativa presentando recursos de alzada, e interponen recurso contencioso administrativo porque entienden que la Resolución de 12 de diciembre del 2022 del Servicio Canario de Empleo produce perjuicio y lesiona derechos e intereses legítimos de ambas cooperativas que representan a unos 1.400 agricultores plataneros palmeros y a unos 180 trabajadores de empaquetados.

La Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo a través del Servicio Canario de Empleo publica en el BOC n° 250 de fecha jueves 22 de diciembre de 2022, la Resolución por la que se conceden subvenciones directas destinadas al mantenimiento de la actividad económica y el empleo a las empresas y personas autónomas no dedicadas a la producción primaria y que comercialicen productos procedentes de la agricultura, ganadería y pesca, al objeto de minimizar el impacto de los daños producidos por la erupción volcánica en la isla de La Palma.

En dicha resolución se conceden subvenciones directas con cargo a las partidas presupuestarias del Plan Extraordinario de Empleo y Formación La Palma y del Plan Integral de Empleo de Canarias. Entre otros beneficiarios, la totalidad de entidades plataneras de la isla de La Palma, salvo Volcán de San Juan y Agusa, reciben una subvención directa de los siguientes importes que se relacionan:

Cooperativas Unidas La Palma (CUPALMA)1.090.459,75 €
Sat Cosecheros de La Palma (COSEPAL)144.428,08 €
Agrícola El Remo SL391.308,66 €
Sdad Cooperativa del Campo La Prosperidad20.529,27 €
Eduardo Coromoto Hernández Garrido137.969,78 €
Sdad Cooperativa del Valle de Aridane (COVALLE )513.150,69 €
Europlátano SA379.611,97 €
Sat Agrícola La Laguna N 9660 (BANAGUNA)943.069,60 €
Teneguía Sdad Cooperativa Agraria86.234,05 €
A.T Agrícola Edén13.027,35 €

 

La totalidad de los empaquetados de Agusa (Sauces, Puntallana, Breña Baja y Fuencaliente) así como el empaquetado de la cooperativa Volcán de San Juan sito en La Laguna, fueron afectados directamente por la erupción volcánica de manera total o parcial como ocurrió con el resto de los empaquetados de la isla de La Palma. Todos los socios de estas dos cooperativas han quedado excluidos de manera injusta de esta subvención gestionada por el Servicio Canario de Empleo dependiente de la Consejería de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias.

Ambas cooperativas entienden que dicha Resolución no valora los costes y/o daños y perjuicios producidos como consecuencia directa de la erupción volcánica de la isla de La Palma como exige el articulo 7 de la Orden de 4 de julio de 2022 (BOC n-° 140), especialmente la referida en su apartado 7.1. En dicho artículo no establece ningún criterio objetivo para determinar esos costes o daños y perjuicios, sino que lo deja al criterio, obviamente razonable, de un experto independiente reconocido por la autoridad nacional competente o una empresa de seguros.

Para calcular las cuantías de las subvenciones concedidas han tenido en cuenta el lucro cesante debido a la suspensión total o parcial de la actividad a partir del inicio de la erupción volcánica, sin tener en cuenta que la forma societaria de la mayor parte de entidades del sector platanero palmero es cooperativa, y como tales cooperativas reparten la totalidad de los ingresos que obtienen por la venta de los plátanos entre sus socios, una vez descontado los costes, sin obtener ningún beneficio por la actividad. Es por esto que, en este caso, comparar el lucro cesante entre distintos ejercicios no tiene ningún fundamento y penaliza la buena gestión. Se hace necesaria una interpretación aplicable al sector platanero. El lucro cesante de las entidades plataneras se ha visto afectado claramente por los sobrecostes sobrevenidos como consecuencia de la erupción volcánica, sobrecostes soportados por las entidades y por los socios directamente en sus Ñncas, intentando salvar la mayor producción posible para minimizar pérdidas.

Hay que recordar que la Cooperativa Volcán de San Juan tuvo que ser evacuada por su cercanía a la lava y puso en Erte a la totalidad de su plantilla, y que fue Agusa la que le procesó la totalidad de los kilos de sus socios productores con la  única intención de minimizar los daños de dicha erupción.

Entendemos que esta Resolución ha incurrido en un error y produce una injusticia frente a un mismo hecho (erupción volcánica), con subvenciones directas para unos y no para otros, generando situaciones de competencia desleal entre entidades plataneras palmeras. Se han concedido subvenciones directas a entidades plataneras particulares (SATs, S.L, y personas físicas) por un importe total de más de 1.485.000 C, excluyendo a dos cooperativas que pertenecen a unos 1.400 socios productores.

Por otra pale, el artículo 3 de la convocatoria de subvención excluia expresamente a entidades o personas físicas dedicadas a la producción primaria, y aun así, en la Resolución de concesión hay varios adjudicatarios que incumplen este artículo y no fueron excluidos. Por último, ningún beneficiario tuvo impedida su actividad económica de manera total y continuada, como afirmaron en sus declaraciones responsables rubricadas y presentadas ante el Servicio Canario de Empleo.

Creemos necesario dar a conocer que el origen de esta subvención viene del trabajo de Asepalma y Asprocan con la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca, haciéndole ver la necesidad de cubrir los sobrecostes que las entidades plataneras y agricultores estaban soportando durante el proceso de la erupción volcánica para intentar salvar la producción platanera. Es por esto que se gestionó con esta Consejería y la de Empleo el destino de una partida inicial de 4 millones de euros para cubrir estos sobrecostes, con cargo a las partidas presupuestarias del Plan Extraordinario de Empleo y Formación La Palma y del Plan Integral de Empleo de Canarias. El cálculo inicial, consensuado por Asepalma y Asprocan, se hizo teniendo en cuenta los kilos manipulados por cada entidad platanera durante el periodo de la erupción volcánica multiplicado por un sobrecoste estimado por zonas productoras. Asprocan hizo un último intento para lograr el reparto según lo acordado inicialmente por la totalidad de las entidades plataneras palmeras, evitando que se judicializara la convocatoria, pero no pudo lograr su propósito.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad