Un REF para nuestra tierra

Este artículo fue publicado en el Revista Palca nº39. Ver revista completa

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos disfrutamos de las múltiples y variadas consecuencias favorables de contar con el Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias. Empezando por la electricidad, con una compensación a los sobrecostes de generación, hasta las telecomunicaciones, pasando por los combustibles, el transporte o la desalación de agua, en todo ello se refleja nuestra particularidad canaria, lo que nos distingue desde tiempos de los Reyes Católicos y busca que la lejanía, insularidad y fragmentación territorial no sean un freno al desarrollo. Son medidas que surgen para salvar una serie de desventajas que afectan a Canarias y la diferencian de su contexto socioeconómico.Todos estos términos confluyeron posteriormente en la ultraperifericidad, tras integrarse España en el marco comunitario. Se trata de un estatus compartido con otras regiones de la UE, y desde diciembre de 2009 con la ratificación del Tratado de Lisboa, plenamente integrado en el acervo comunitario.

El sector primario no es ajeno a esto y el nuevo REF económico aprobado por el Consejo de Ministros a finales del pasado junio -con punto de partida en la resolución de abril de 2015 del Parlamento de Canarias- contiene muy importantes medidas que buscan apuntalar una actividad con tanto arraigo en nuestro archipiélago y con productos tan apreciados fuera de las islas: pensemos que nueve de cada diez consumidores prefieren el Plátano de Canarias sobre otros de diferente procedencia.

Para empezar y con el fin de garantizar la competitividad del sector agrario canario, el Gobierno de la nación consignará anualmente en los Presupuestos Generales del Estado una dotación suficiente para garantizar la financiación adicional de las medidas de fomento de las producciones agrícolas locales, autorizada por la Unión Europea en el marco del Programa de Opciones Específicas de Alejamiento e Insularidad (Posei).

Tales medidas buscan revertir una tendencia preocupante de los últimos veinte años, donde la superficie cultivada se redujo en torno a un 15% en las Islas. Pensemos que en1998, el sector primario de Canarias aportaba al PIB regional 600 millones de euros (a precios corrientes), con una participación en la riqueza generada de casi el 3% (2,9%). Solo 20 años después, según datos oficiales disponibles, esa relación se ha quedado en un doloroso1%, lo que significa que el motor que funcionaba a aquel ritmo en1998 ahora solo lo hace a una tercera parte del que fue su potencial en términos de PIB canario.

Con el nuevo REF, los gobiernos del Estado y Canarias se fijan como objetivo alcanzar una mayor capacidad de autoabastecimiento, garantizar el futuro y desarrollo a medio y largo plazo de los sectores agrícola y ganadero de Canarias, en su condición de región ultraperiférica. Aquí, se incluye tanto la producción como la transformación y comercialización de los productos locales, impulsando la agricultura y ganadería, fomentando la competitividad e innovación en el sector, apoyando a las pequeñas y medianas empresas y al desarrollo de cooperativas agrarias que favorezcan la concentración de la oferta.

Tengamos en cuenta que la actividad de nuestro agro juega un papel muy importante para mantener la cohesión social y territorial de las Islas. Es un hecho que hay grandes zonas rurales donde el éxodo de la juventud, y el consiguiente envejecimiento de la población, han propiciado el abandono de los cultivos, la ganadería familiar y el cuidado de los montes. Con la intención de volver a fijar población joven, este esquema del nuevo REF se propone promover la vuelta a las actividades agroganaderas de una juventud que padece un altísimo nivel de desempleo.

Cuántas veces nos cuentan -o comprobamos in situ- que en los hoteles de las zonas turísticas no siempre se encuentran productos de la tierra, algo que no solo es paradójico sino que atenta incluso contra la diferenciación de Canarias como destino de vacaciones. Por eso, el nuevo REF económico recoge de manera explícita un firme compromiso de los poderes públicos, que promoverán el apoyo a la utilización de productos agrícolas, ganaderos y pesqueros locales en los establecimientos turísticos de las Islas. Se trata de crear sinergias entre el sector primario y el turístico, para que: vinos, quesos, papas, hortalizas, carnes o pescado sean protagonistas frecuentes de la mesa a la que se sientan los turistas que nos visitan.

Con este impulso ganan todas las partes: el turista que viene a Canarias, al que tanto debemos cuidar; el sector primario, que ve aumentada la demanda local de sus productos; y los propios establecimientos hoteleros, que encuentran una nueva manera de diferenciarse de otros destinos, en este caso, a partir de la alimentación.

Además, el nuevo REF incluye el apoyo a la creación en el Archipiélago de un Centro Internacional de Tecnologías Agrarias, para tratar de favorecer las relaciones económicas con Europa, los países de África Occidental y de América Latina. En el mundo actual, los conocimientos, las técnicas y los artefactos que posibilitan la utilización de elementos tecnológicos en las tareas agrícolas y ganaderas juegan un papel cada vez más relevante. La tecnología agropecuaria incluye desde distintas maquinarias hasta trabajos de laboratorio que permiten incrementar la eficiencia de estas actividades, y a eso apunta este nuevo instrumento. Solo teniendo en cuenta la absorción de los avances técnicos por parte de los productores es que podremos mirar de cara al futuro sin temer por la continuidad de nuestros cultivos y cabañas ganaderas.

Nuestro REF, una vez superados los duros años de la crisis, puede sentar las bases de la creación de riqueza, ser un gran revulsivo para el crecimiento y el empleo con renovados instrumentos destinados a facilitar y estimular la actividad. Se trata de una herramienta a disposición de productores, empresas y emprendedores, auténticos motores del crecimiento, con la que Canarias busca consolidar esta nueva etapa expansiva de su economía de la mano de un Gobierno nacional que ha sabido capear el temporal. Espero y deseo que todos los esfuerzos realizados, públicos y privados en los años de crisis, hayan servido para que el sector agropecuario de las Islas pueda clausurar definitivamente las dificultades y recuperar el protagonismo que por historia y relevancia social le corresponde.

Asier Antona Gómez
Presidente del Partido Popular de Canarias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies