Notas sobre el mercado español de plátanos

Este artículo fue publicado en el Revista Palca nº35. Ver revista completa

El pasado 25 de noviembre el Colectivo Amigos del Plátano organizó en Puntallana unas charlas informativas sobre el sector. En la misma intervine con una presentación titulada “Notas sobre el mercado español de plátanos”, disponible en la página de Facebook de Amigos del Plátano (www.facebook.com/amigosdelplatano). A continuación se presenta un resumen de la misma.

¿Los malos precios son coyunturales?
Según el Ministerio de Agricultura, el precio medio ponderado percibido por los productores de plátano de Canarias hasta la semana 45 se eleva a 31 céntimos. Eso significa un 21,2% menos que en la misma semana de 2015, cuando se situó en 40. Y 2015 ya fue un año de bajas remuneraciones para los agricultores plataneros de las Islas. La cuestión más relevante a estudiar es si estos bajos precios son coyunturales o no. Como toda actividad económica, el cultivo de plátanos siempre ha tenido años malos que se han compensado con ejercicios mejores, manteniéndose en el tiempo una buena rentabilidad. Hasta 2014, las cotizaciones seguían una senda ascendente. Salvando el trienio 2010-2012, cuando las producciones oscilaron de manera acusada por motivos meteorológicos, y con ellas los precios, los 44 céntimos de 2006 se habían convertido en 50 en 2014. Sin embargo, en buena parte de 2015 los precios se mantuvieron por debajo de 40 céntimos, excepto las semanas 38 a 47 cuando superaron los 70, de manera que el promedio ponderado se situó en 41 céntimos. Pues bien, en 2016 los precios están siendo inferiores semana tras semana, y la sucesión de ejercicios malos ha dado la vuelta a la tendencia, que dibuja ahora una senda negativa.

Evolución del precio medio percibido por los productores de plátano de Canarias, 2006-2016 (€/kg)

Fuente: Ministerio de Agricultura del Gobierno de España y ASPROCAN-ISTAC. Elaboración propia

Motivos externos responsables de los precios bajos al productor.
a) El incremento de la oferta disponible en el mercado.
En el momento de redactar estas líneas, los últimos datos de comercio exterior publicados por la Administración de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria son los correspondientes a septiembre. Si se compara la oferta disponible aparente en lo que va de año con la del mismo periodo del ejercicio 2015, se observa que se ha incrementado en casi un 23%, al pasar de 365.000 toneladas a 448.000, con una ganancia de 83.000 toneladas. Un aumento de fruta que tiene difícil acomodo en el mercado si no es mediante una reducción de las cotizaciones. Si se analiza el origen de esa mayor oferta disponible, desde Canarias se han enviado al mercado casi 30.000 toneladas más que en 2015 (+11,5%), en un esfuerzo comercializador encomiable, pero es que en el mismo periodo la importación de bananas se ha elevado en 52.000 toneladas (+33%). Dos terceras partes del aumento de la oferta disponible aparente obedecen a la llegada de fruta foránea.
De nuevo, al igual que cuando se trató el tema de los precios, lo importante es conocer si esta situación es coyuntural o si se va a tratar de lo habitual a partir de ahora. Pues bien, si se observa lo ocurrido en el largo plazo, el crecimiento de las importaciones parece haberse consolidado. La oferta disponible aparente ha pasado de oscilar en torno a las 420.000 toneladas cuando las importaciones de banana estaban limitadas por el contingente, a situarse por encima de las 500.000 en 2014 y 2015. Un nivel que todo apunta será rebasado en 2016. Por su parte, los envíos de plátano de Canarias, que se movían sobre las 400.000 toneladas hasta 2004, se redujeron hasta las 325.000 al año siguiente como efecto del Delta. Ese nivel de envíos es el que se ha mantenido de promedio desde entonces, destacando las 357.000 toneladas de 2010 y las 347.000 de 2015, cantidades en las que se estima que pueden situarse en 2016. Frente a esta relativa estabilidad de la remesa de fruta canaria, destaca la trayectoria ascendente dibujada por las importaciones bananeras. Si mientras hubo contingentes se limitaban a menos de 70.000 toneladas, en 2006 ya superaban las 130.000 y en 2014 tocaban techo con 260.000, una cifra que probablemente se supere este año. Finalmente, las exportaciones de plátanos y/o bananas desde Península también han crecido. Hasta 2004 rondaban las 40.000 toneladas y desde 2013 superan las 70.000. Ahora bien, las estadísticas aduaneras no indican si esas exportaciones son de plátano o banana.

Evolución de la oferta disponible en Península y Baleares, 2002-2016 (Miles de toneladas)

Fuente: ASPROCAN-ISTAC y Administración de Aduanas de la AEAT. Elaboración propia

b) La pérdida de cuota de mercado del Plátano de Canarias.
Si para el cálculo se emplea el método de balances a partir de datos de Aduanas, el plátano de Canarias está perdiendo posiciones. En el mejor de los casos, que es considerando que todo lo exportado son bananas y que todo lo enviado desde las Islas se consume en Península, se habría pasado de una cuota cercana al 95%, mientras existieron los contingentes, a moverse en torno al 72% desde 2009. En el acumulado enero-septiembre de 2016, la cuota máxima estaría en el 65%. Sin embargo, en el peor de los casos, es decir, entendiendo que todo lo exportado es plátano y que toda la banana importada se consume en territorio español, el descenso de cuota de mercado habría sido muy importante. Se habría reducido desde el 85% de los primeros años, a tocar fondo en 2014 cuando marcó un 48%. Si en 2015 la cuota mínima se situó en el 54%, el acumulado enero-septiembre de 2016 es del 53%. Cifras que deben estar muy próximas a la realidad, pues el 90% de las exportaciones tienen como destino Portugal, nuestro tradicional mercado refugio en momentos de sobreoferta.

Evolución de la cuota de mercado del plátano canario en Península y Baleares, 2002-2016 (Porcentaje de la oferta disponible aparente)

Fuente: ASPROCAN-ISTAC y Administración de Aduanas de la AEAT. Elaboración propia.

c) Las bananas son más baratas en toda la cadena comercial.
Ese aumento de la preferencia de los consumidores por la banana importada se sustenta, en buena medida, por el diferencial de precios con el plátano de Canarias.
– En el caso de la primera venta, se compara el precio de venta en verde de plátano canario que publica la Comisión Europea con el precio de primera venta de la banana (c.i.f.+arancel+arrastre de muelle a mercado mayorista). La diferencia ha pasado de los 20 céntimos de 2007 a 2009 a los 15 de 2013 y 2014, situándose por debajo de 10 céntimos sólo los años en los que los envíos de plátano de Canarias han superado los niveles habituales (2010, 2015 y 2016).
– La diferencia en las cotizaciones de venta en amarillo se calcula con los precios medios anuales de Mercabarna. A la salida de ese mercado, la fruta canaria era unos 25 céntimos más cara que la banana hasta 2009, pasando a promediar 30 céntimos en los años posteriores. Sin embargo, en lo que va de ejercicio 2016, la diferencia se ha reducido a 8 céntimos, reflejando el esfuerzo que se ha hecho para intentar colocar en las fruterías la mayor cantidad posible de plátanos canarios.
– La diferencia en precio de venta al público se calcula a partir de las cotizaciones publicadas por la Secretaría de Estado de Comercio, que, en este caso, no han hecho sino incrementarse a lo largo de los últimos años. Si en 2007 era de 34 céntimos, en lo que va de 2016 se sitúa en 75. Los consumidores peninsulares pueden comprar 3 kilos de bananas con el mismo dinero con el que sólo pueden adquirir 2 de plátanos, una cuestión de enorme relevancia dada la coyuntura económica.

Evolución de la diferencia de precio entre plátano canario y banana importada, 2007-2016 (€/kg)

Fuente: Consultar texto. Elaboración propia

d) Distintos márgenes comerciales y cambios en los lugares de compra.
El encarecimiento del plátano canario a nivel detallista no responde, como se acaba de ver, a la evolución de las cotizaciones en el resto de niveles de la cadena comercial. Una aproximación a los márgenes aplicados a plátano y banana (restando la cotización a salida de mercado mayorista del precio de venta al público) muestra cómo, al menos aparentemente, las estrategias de venta de ambos productos se han ido diferenciando progresivamente. En 2007 apenas había distancia en los márgenes aparentes aplicados, mientras que entre 2009 y 2013 se situaron en torno a 20 céntimos. Sin embargo, esa diferencia no ha parado de crecer, y en el acumulado de 2016 se eleva ya a 67.

Margen aparente en venta minorista (precio venta al público menos precio en amarillo a salida de mayorista) (€/kg)

Fuente: Consultar texto. Elaboración propia.

Una de las principales razones que estarían detrás de esta estrategia comercial es el aumento de la importancia de las tiendas de descuento como lugar de compra de plátanos y bananas. Según la base de datos de consumo en los hogares del Ministerio de Agricultura, en este tipo de establecimientosse adquiría el11% de los plátanos y bananas en 2009, elevándose su importancia relativa hasta casi el 20% en 2015. Unas tiendas de descuento que en muchas semanas del año han empleado la banana como producto reclamo, llegando a ofertarla a 0,89 euros por kilo, prácticamente el precio de salida de mercado mayorista. Las tiendas de autoservicio (supermercados, hipermercados y tiendas de descuento), que trabajan en una constante guerra de precios, ya venden casi 2 de cada 3 kilos de plátanos y bananas en España, perdiendo peso de manera clara mercados y tiendas tradicionales.

Lugares de compra de plátanos y bananas por los hogares españoles, 2009-2015 (Porcentaje del volumen total)

Fuente: Ministerio de Agricultura del Gobierno de España. Elaboración propia.

Motivos internos responsables de los precios bajos al productor.
a) El crecimiento del coste aparente de empaquetado y comercialización.
La diferencia entre el precio medio de venta en verde del plátano de Canarias y el precio percibido por el agricultor permite una aproximación al coste aparente de empaquetado y comercialización. Se trata de una aproximación, y como tal ha de tomarse, pero muestra una evolución ascendente a lo largo del periodo analizado. Si entre 2012 y 2014 estaban situados en torno a 36 céntimos, en 2015 cerraban en 41 y en lo que va 2016 se elevan hasta los 44, lo que significa que en los dos últimos ejercicios el coste aparente de empaquetado y comercialización es mayor que lo que cobran los agricultores. De confirmarse estos datos, habría que plantearse de una vez por todas abordar cuestiones como la multiplicidad de almacenes a corta distancia, el sobre dimensionamiento de los empaquetados, las compras conjuntas de insumos o la contratación de fletes.

Coste aparente de empaquetado y comercialización precio medio en verde menos precio al productor (€/kg)

Fuente: Ministerio de Agricultura del Gobierno de España. Elaboración propia

b) El aumento de la retirada de fruta del mercado.
Como estrategia comercial por parte de ASPROCAN, se procede a retirar fruta del mercado en los momentos en los que la marca supera lo que se considera que el destino puede absorber. Si entre 2011 y 2014 los volúmenes retirados anualmente fueron inferiores a 6,5 millones de kilos, en 2015 se alcanzaron los11,3 y hasta la semana 35 de 2016 se elevaron a más de16 millones de kilos. Además, la comúnmente denominada “pica” se ha llevado a cabo este ejercicio en 23 de las 45 semanas (a falta de que pueda haber alguna más antes de final de diciembre). Ahora bien, considero que se debe destacar el hecho de que en un año en el que se va a cosechar un volumen de fruta similar al de 2010, la retirada de fruta ha sido un tercio de la que se llevó a cabo entonces. Como ya señalé anteriormente, en un esfuerzo comercializador digno de encomio.

c) Problemas de calidad en destino.
En Canarias existen unas normas de calidad para el plátano. Lamentablemente, en ocasiones no se cumplen. Basta con leerlas previsiones semanales de precios de Eurobanan (www.volcandesanjuan.es) o los comentarios de Bargosa a la hora de comercializar la fruta de Europlátano (www.europlatano.es/comercializacion) para encontrar numerosas referencias de la llegada a Península de plátanos con problemas de calidad. Mientras en Canarias se retiraba fruta del mercado,se encontraban notas en esas páginas web indicando que “las importantes cantidades de fruta con problemas de calidad en amarillo no ayudan y continúan distorsionando los mercados”. Existe una ridícula tradición por parte de algunos productores de intentar “aprovechar” al máximo las condiciones del mercado. La retención de fruta en finca cuando los precios son malos, hasta llevarlos al empaquetado con un exceso de llenado -pepinos-, o el corte adelantado cuando las cotizaciones son altas, enviando fruta sin el grano correcto -vainas de haba-,son una realidad que limita las posibilidades de comercialización. En primer lugar, en la venta en verde. Si los plátanos llegan ya arrancando a amarillo, han de ser vendidos inmediatamente, distorsionando toda la planificación de ventas de los maduradores. Ante esta situación, reducirán los precios a pagar, no sólo de esa fruta arrancada, sino también de la que se pueda ver afectada por los cambios en su planificación. De este modo, el “aprovechamiento” de unos pocos redunda en la pérdida de todos.

Volumen de fruta retirada del mercado, 2007-2016 (Millones de kilos)

Fuente: ASPROCAN.

Pero los problemas de calidad no se limitan a la venta en verde, sino que se trasladan a la venta minorista. Recientemente se han publicado los resultados de la “I Encuesta sobre la imagen y percepción de la agricultura en España”, realizada por AEPLA en septiembre de 2015. Entre otras cuestiones, se pidió a las personas encuestadas que ordenaran, de mayor a menor importancia, siete factores que suelen tenerse en cuenta para decantarse por unos u otros productos hortofrutícolas. Los resultados indican que precio (5,0),sabor(4,8) y aspecto (4,6) son los tres factores más valorados por los consumidores, quedando relegados en la decisión de compra el origen geográfico (3,0) o el sistema de producción (2,8). Así pues, si el plátano canario ya presenta una situación de debilidad en precio, los problemas de calidad relacionados con el apariencia (fruta muy llena -pepinos-, incluso rasgada de exceso de grano, o fruta muy canteada -vainas de haba- por corte prematuro) juegan en contra del producto, lo hacen menos apetecible a los consumidores y limitan su posibilidad de venta.

La falta de calidad en destino es un problema generado a lo largo de toda la cadena de valor. Los productores, por no cortar con el grano correcto (pepinos o vainas de habas); los empaquetados, por no rechazar esa fruta y por clasificar incorrectamente; las OPP, ASPROCAN y/o Consejería de Agricultura, por no hacer cumplir las normas de calidad, y el comercio minorista, principalmente autoservicio, por no retirar la fruta que ya no está en condiciones.

Factores que inciden en la compra de productos hortofrutícolas

Fuente: www.aepla.es

A modo de resumen final.
a) Los precios bajos han venido para quedarse
El crecimiento de las importaciones de banana va a continuar, de manera que la competencia se va a ir endureciendo. Una competencia más barata y con mejor aspecto y condiciones de comercialización. Por otra parte, los cambios en los hábitos de compra de los hogares parecen ir encaminados a un aumento relativo del peso de los autoservicios, y en especial de las tiendas de descuento, como lugar de adquisición de plátanos y bananas. La combinación de ambos factores va a incidir notablemente sobre los precios máximos a percibir por la venta de plátanos de Canarias.
b) Hay que cambiar las pautas de trabajo en las Islas Todo lo anterior está obligando a variar los modos en que se hacen las cosas en Canarias. No va a poderse seguir produciendo, cosechando, empaquetando o comercializando como hasta ahora. La calidad ya es, y más que va a ser, elemento determinante del precio que se obtenga de la venta en verde, e incluso condición “sine qua non” para poder vender. Mandar fruta que no reúne condiciones, sólo distorsiona el mercado y limita las posibilidades de conseguir precios correctos para la que sí cumple las normas de calidad. Por otra parte, al estar esas cotizaciones en destino limitadas por la presión de la banana y las cadenas comerciales, obligan y obligarán al constante ajuste de costes, que pasan por una mejor redefinición del ámbito comercial (empaquetado y expedición).
c) Siempre habrá mercado para la fruta canaria
Sí, pero para la de calidad, para la que justifique sobradamente el diferencial de precios con la competencia. Ya en 1905, la Cámara Agrícola de La Orotava publicaba un librito titulado “La crisis de los plátanos”. Han pasado 111 años desde entonces, lo que demuestra la capacidad del sector para reinventarse continuamente y superar las situaciones que cada vez se consideraron como definitivas. Pese al incremento de la comercialización barata de las bananas, siempre habrá mercado para los plátanos de Canarias. ¿Para todos? No, sólo para los que reúnan las condiciones para ser comercializados de manera remuneradora. En nuestras manos está que sea la mayor cantidad posible.

Juan S. Nuez Yánez
Dr. en Economía
hojasbananeras.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies