Manejo del riego de la platanera durante los meses de invierno

Este artículo fue publicado en el Revista Palca nº35. Ver revista completa

Las necesidades de riego en el cultivo de la platanera durante el período que comprende los meses de invierno, en respuesta al cese de crecimiento vegetativo de la planta, tiene una gran importancia en las zonas de clima subtropical, como es el caso de las Islas Canarias, donde se dan amplias fluctuaciones climáticas entre la noche y el día, con inviernos fríos de baja luminosidad y veranos calurosos y secos.

De todos es conocido, que la platanera es una planta de grandes necesidades hídricastanto por su capacidad para almacenar agua en su pseudotallo o rolo como por su gran área foliar. De hecho, el estado hídrico de la planta es uno de los principales factores, junto con la temperatura y la luminosidad que más influyen en su crecimiento y desarrollo. Su importancia es vital a temperaturas superiores a los 20 ºC, de ahí la importancia de controlar el riego en las zonas de cultivo, donde se hace necesario establecer estrategias para el uso y manejo adecuado del agua destinada al mismo. Así, el período que abarca los meses de invierno y, concretamente, en las localizaciones de la vertiente norte de las islas, que con una marcada reducción de la temperatura y luminosidad, produce como consecuencia un bajo potencial de crecimiento o actividad vegetativa de la planta, reduciéndose no sólo el ritmo de emisión de hojas, sino además, en ésta época puede aparecer la conocida obstrucción floral del racimo.

Medidores de humedad – Tensiómetros

Las necesidades de agua no son de gran importancia en esta época, pero sí un correcto uso y manejo de la misma, para evitar en la mayoría de los casos, encharcamientos prolongados de las zonas ocupadas por las raíces, no sólo en suelos pesados y compactos, sino también en terrenos con buena porosidad y estructura, donde su exceso origina unas condiciones ambientales desfavorables para el desarrollo y funcionamiento delvsistema radicular, principalmente por la falta de oxigeno y por la disminución de la temperatura del suelo.

La escasez de oxígeno en el suelo induce a la pudrición de raíces y a un menor crecimiento de las mismas. Ello hace que se dificulte la absorción de nutrientes como nitrógeno, potasio, fósforo, calcio, etc. Además, la falta de ellas hace que el suelo explorado sea menor, lo que conlleva asimismo a una peor absorción de agua. En estas condiciones de encharcamiento se producen alteraciones del equilibrio hormonal, aumentando el etileno que es la hormona de envejecimiento de las plantas. Dicho incremento hace que disminuyan los niveles de citoquininas y ácido giberélico, lo que conlleva en la mayoría de los casos, a un amarillamiento de los limbos, provocando la muerte de las hojas viejas y acelerándose la maduración de la fruta, incluso, antes de su completo desarrollo.

En el siguiente cuadro se esquematiza, en líneas generales, los valores mínimos y medios de temperatura y luz registrados en una estación agroclimática situada en el noroeste de Tenerife, de gran importancia para la actividad vegetativa de la platanera; destaca que durante esta época de invierno, se produce una disminución de la radiación entre un 40 a 50% de luz y temperaturas mínimas entre 12,8 a 16,0 ºC, parámetros que ocasionan una reducción del ritmo de emisión de hojas equivalente a un 36% de las totales.

Período de invierno
Octubre
Noviembre
Diciembre
Enero
Febrero
Marzo
Temperatura media
21.8
20.3
17.6
17.0
17.0
17.4
Temperatura mínima
18.4
16.5
14.3
12.8
13.2
14.1
Precipitaciones
20.5
24.9
31.5
37.0
37.0
49.5
Humedad
75.7
77.0
72.7
71.9
76.6
78.4
Radiación
4.600
3.430
3.000
3.200
4.000
4.500

Ritmo de emisión de hojas por mes

Nº hojas
2.60
2.14
1.29
0.94
1.50
2.40

 

Período de primavera – verano
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Temperatura media
18.7
19.9
21.0
21.9
22.5
22.8
Temperatura mínima
15.2
16.5
18.2
20.0
20.5
20.1
Precipitaciones
10.9
2.7
2.1
0.0
0.0
2.4
Humedad

75.8

76.1
78.7
82.9
82.5
81.9
Radiación
5.950
6.660
6.620
6.100
5.700
5.350

 

Ritmo de emisión de hojas por mes
Nº hojas
2.36
2.84
3.23
3.40
3.80
3.55

Estación agroclimática

En resumen, los requerimientos de agua y nutrientes son mínimos, debiéndose ajustar no sólo las necesidades de ésta, sino establecer un uso correcto del riego, teniendo en cuenta su frecuencia y alternando la fertirrigación para conseguir de esta manera evitar el exceso de agua.

Sería aconsejable establecer los días de riego según las recomendaciones que semanalmente el Cabildo Insular de Tenerife pone a disposición de los agricultores, a través de la página web www.agrocabildo.es o los avisos que se encuentran en las Agencias de Extensión Agraria y Desarrollo Rural.

Tomás Suárez Encinoso
Servicio Técnico de Agricultura y Desarrollo Rural
Cabildo de Tenerife

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies