La inseminación artificial (I.A.) como herramienta de mejora en los Programas de selección y mejora genética del caprino español: La Cabra Palmera

Este artículo fue publicado en el Revista Palca nº38. Ver revista completa

En el año 2012, cumpliendo con su labor de fomento, recuperación y mejora de la raza caprina palmera, la Asociación de Criadores de Cabra de Raza Palmera empieza a trabajar en el esquema de selección de la misma.

Dos años después, cuando ya se han obtenido resultados de valoraciones genéticas, se pudieron seleccionar los primeros sementales jóvenes y utilizarlos en el 2015 para la inseminación artificial en las granjas del Núcleo de selección de la raza.

Los dos objetivos básicos a corto-medio plazo de la inseminación artificial son:
1.- La conexión de los rebaños del núcleo: para el mejor funcionamiento del programa de mejora, es imprescindible “conectar genéticamente” las ganaderías. De esta forma se pueden corregir los efectos ambientales y estimar de forma fiable los valores genéticos de los reproductores mediante un proceso inter rebaño; lo mejor es hacerlo a través de hijas de machos conectores (sementales que tienen más de 10 hijas en al menos 2 o 3 rebaños) con la herramienta más rápida y sanitariamente más segura: la inseminación artificial.

2.- El testaje de los sementales jóvenes mediante pruebas por descendencia: en cualquier esquema de selección, la difusión de la mejora se planifica principalmente a través de un plantel de sementales mejorantes, que deben pasar primero por un periodo de prueba por descendencia.

Es necesario tener datos de producción de un número suficiente de hijas en varios rebaños, para que los valores genéticos de estos sementales sean fiables y poder verificar si son o no mejorantes para nuestros criterios de selección.

Calendario de trabajo anual:
· Las cabras seleccionadas para la I.A. son sincronizadas unos 7/10 días antes de introducir los machos de monta natural: así se utilizan sus celos para estimular al resto del rebaño, y en el momento de la monta tengan un celo potente (y mayor probabilidad de quedar preñadas a la primera cubrición): “celo por simpatía”.

·Realización de un buen efecto macho (introducir los machos de monta natural en el rebaño, después de haberlos apartado un tiempo de las hembras).
Las medidas anteriores permiten agrupar cada vez más los partos: superior al 85 % en los primeros 15 días. Esto facilita el trabajo con la recría y afinar en el manejo alimentario.

· Se usa semen refrigerado: se extrae entre 12-16 horas antes de realizar la inseminación.

· Los machos seleccionados son entrenados por su propietario con la ayuda del personal de la asociación.

· Actualmente, el coste del programa de inseminación es asumido íntegramente por la asociación. Las explotaciones del Núcleo de selección hacen un manejo de un solo lote con un parto anual, la época normal de cubrición es en junio, por lo que se comienza a entrenar el macho a finales de abril; el proceso de sincronización comienza sobre el 10 de mayo, para realizar todo el trabajo en unos 20 días.

Los pasos que se realizan son los siguientes:
1. Entrenamiento del macho.
2. Se selecciona el grupo de cabras a inseminar por parte del ganadero, con un mínimo de 15, y un máximo de 25 por macho a probar, estudiando las valoraciones genéticas y los resultados de control de rendimientos del año en curso. Un porcentaje se escoge entre las mejores cabras y el resto al azar.
3. Introducción de esponjas vaginales (chronogestCR 20mg) con progestágenos
4. El día 9 post-colocación de esponjas, se aplica un doble tratamiento hormonal, 50 mcg de cloprostenol (estrumate), y 200 UI de eCG (foligon).
5. Retirada de esponjas a las 48 horas justas de haber aplicado el tratamiento hormonal.
6. Comienzo de la inseminación a las 46 horas después de la retirada de esponjas, al inicio del ordeño, teniendo los animales preparados en el amarre, no sobrepasando un periodo de más de 2 horas entre la inseminación de la primera y la última cabra.
7. Comprobar cuantas cabras han salido a celo a los 21 días post-inseminación, aproximadamente.
8. Ecografía a los 45 días post-inseminación.

En el año 2015 se probaron, por primera vez, dos machos de la explotación de Don Moisés Carmona Fernández, el año 2016 se ha repasado con los dos del año anterior en dos explotaciones, y se ha probado un nuevo macho de la explotación de Don Luis Alfonso Lorenzo Martin. En este año se ha utilizado un macho de la explotación de Don José Miguel Martín Pérez, y repasado con los anteriores.

Toda la experiencia ha sido dirigida y realizada por el veterinario especialista en reproducción caprina, Rubén Quintana García, el cual nos enseña a entrenar a los machos para que salten, se encarga de valorar el semen, prepararlo e inseminar a las cabras. En un periodo de 32 días se realiza todo el proceso, desde el entrenamiento hasta la inseminación, obteniendo una fertilidad del 76% en el año 2015, un 63,4 % en el año 2016, y un 75,26 % en el año 2017, siendo el 31,4 % de los animales inseminados este último año, chivas primerizas de 8 meses de edad. Estos resultados son de los mejores obtenidos en los distintos núcleos de selección de las razas de cabras españolas, lo cual está sirviendo para que los ganaderos crean en esta herramienta como pieza clave para mejorar la genética de sus cabras, y terminen de asimilar el significado del trabajo que se venía realizando desde el año 2012 dentro de su esquema de selección.


César Bravo Muñoz
Técnico de la A.C.C.R.P.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies