El boniato en La Palma y la familia Verdugo

Este artículo fue publicado en el Revista Palca nº34. Ver revista completa

Si viajamos de Los Llanos a Puerto de Naos a la altura de la conocida como Cancha de Tenis nos encontramos con el topónimo Hoyo de Verdugo. No es muy antiguo y se debe a que este paraje perteneció a la familia Verdugo, y fue el lugar más apropiado para la siembra del boniato o batata en La Palma. Pero antes de seguir adelante comentemos un poco sobre esta planta. Se le designa con el nombre de batata, boniato o camote “Convolvulus Batatas”. En Canarias, se le denomina batata, salvo en La Palma donde se usa el término “boniato” con las variantes, ya casi desaparecidas del habla popular “buniato”, “moniato” o “muniato”. Cabe decir que la forma “batata”, sí se utiliza en dicha isla, pero para nombrar los tubérculos de algunas plantas, principalmente de jardín, como son las azucenas, las dalias, etc. En México y en algunos otros países de América se le denomina “camote”. La forma “batata” ya aparece en castellano en 1519 mientras que la denominación “boniato” se registra por primera vez, según Corominas, en 1537. Sólo añadir que la forma “patata” es un cruce entre “papa” (forma original) y “batata”. Este híbrido va a pasar a otras lenguas europeas como al inglés: “potato”.

Para el estudio de la citada insigne familia Verdugo, en La Palma, he seguido principalmente la obra de Enrique Romeu Palazuelos: “Felipe Verdugo Bartlett y su familia”.

El patriarca de la familia en la isla es sin duda Juan Nepomuceno Verdugo Da-Pelo, que, nacido en La Laguna, Tenerife, falleció en La Palma. Este se va a casar en Las Palmas de Gran Canaria con María del Pino Antonia Massieu y Massieu. La ceremonia fue oficiada por su tío, el insigne obispo Manuel Verdugo de Albiturria. Todavía hoy se le recuerda en Gran Canaria por el puente que él costeó en el barranco de Guiniguada. De este matrimonio, que va a heredar y comprar muchos terrenos en La Palma, nacen nueve hijos, dos de los cuales tienen mucha relación con la isla; me refiero a Domingo Verdugo y Massieu que fue diputado a Cortes por La Palma en dos ocasiones y contrajo matrimonio con la eximia Gertrudis Gómez de la Avellaneda, la mejor poeta de Cuba, y a Federico Verdugo y Massieu, que contrajo matrimonio con la hija del cónsul inglés en Canarias, Richard Bartlett: Julia Bartlett de Tarríus. Estos tuvieron siete hijos: Felipe (1860 -1895), Josefa (1861-1950), María del Pino (1864 -1919), Federico (1865 -1919), Julia (1871-1953), Domingo (1873-1952) y Manuel (1877-1951). Felipe nació en Santa Cruz de Tenerife, Josefa y María del Pino en La Laguna y los otros cuatro en Manila (Filipinas), donde su padre estaba destinado como coronel del ejército. Precisamente Domingo nació el día de Santo Domingo de Guzmán, patrono de la ciudad de Manila, de ahí su nombre.

Josefa Verdugo Bartlett que se había casado con el comandante Rafael Rivera Tomassetti, comenta en sus “Memorias Intimas” con desespero la situación de las posesiones palmeras (en Enrique Romeu Palazuelos, página 124): “En la Isla de La Palma tuve ocasión de ver la casa solariega de mis abuelos, donde se mira con verdadera tristeza los restos de la antigua opulencia. Aquel palacio vacío en que lo dejaron sus moradores, aquel lagar sin mosto, aquellos aljibes magníficos sin agua, los viñedos sin uva, los frutales dejando caer la fruta sin que nadie la guste… Todo aquello semejante a un cementerio no trae más recuerdos que la grandeza de mis antepasados, los cuales dedicados a la carrera de las armas y buscando otros horizontes para hacer brillar el acero de sus espadas… abandonaron aquel peñón volcánico… y después de la muerte de mis abuelos quedó aquello abandonado en manos de medianeros, pastores y colonos…¡Todo aquello que perteneció a mi padre!, heredado de mi abuelo don Juan Nepomuceno Verdugo, cuyos dominios eran tan extensísimos que ocupaban más de media isla…”. Bueno, en primer lugar señalar que las fincas no ocupaban “más de media isla”, es una exageración literaria. En segundo lugar, decir que se trata de las inmensas fincas de Mirca y de Los Llanos (ésta, entre Todoque y Puerto de Naos). De esta última es de la que vamos a tratar porque debido a que el elemento arenoso del lugar así como el clima seco y su posición lo hacían apto e idóneo para el medro del boniato. Todos los habitantes mayores del lugar recuerdan la cantidad de este tubérculo que proporcionaba la finca del Hoyo conocido como de Verdugo.

La propiedad tuvo como medianero a don Andrés Leal Páez, hasta que en 1949 toda la posesión fue pábulo del Volcán de San Juan. Tengo que se- ñalar que el volcán, a partir del camino de Todoque-Manchas de Abajo discurrió en su totalidad por la inmensa finca citada, salvo un brazo que se desgajó del núcleo de lava principal y que no alcanzó el mar. La propiedad citada, una de las mayores de La Palma, se extendía desde el camino de Todoque a Manchas de Abajo y limitaba con el mar. Era una superficie de centenares de fanegas de terreno.

Foto 1

Los lugareños mayores recuerdan las visitas que hacían los distintos miembros de la familia Verdugo Bartlett: Manuel, Josefa, Julia y, sobre todo, Domingo. Sobre éste recabé muchísimos datos de don José Expósito (Pepe el Cojo), recién fallecido, a los 96 años, ya que el citado Domingo se hospedaba con frecuencia en la parte alta de la casa, entonces de una tía suya soltera, en Las Manchas (Véase fotografía).

Los años cincuenta del pasado siglo fueron un tanto trágicos para los Verdugo Bartlett. Además del volcán, en La Laguna (Tenerife) mueren los restantes miembros de la familia: Josefa en 1950, el famoso poeta Manuel en 1951, Domingo en 1952 y finalmente Julia en 1953. Asimismo muere en 1950 el medianero citado. La finca que ya no era sino un “peñón volcánco”, como la define Josefa, va a ser vendida a Daniel García Sosa y a Mariano Muñoz de Dios, notario, al que recuerdo como padrino en la bendición en1955 de la imagen de Nuestra Señora del Carmen en Todoque, junto a una hija de la familia Sotomayor. La imagen había sido una donación al barrio citado por don Fernando del Castillo Olivares y de doña Manuela de Sotomayor y Sotomayor.

Ambas viviendas, en que residieron los Verdugo Bartlett en La Palma, fueron sepultadas por el volcán de SanJuan. La foto1 (años20), muestra la deglutida bodega del Hoyo con Andrés Leal y su esposa, segundo y tercera por la derecha y su hijo Norberto. Las señoras, segunda y tercera por la izquierda, parecen ser Julia y Josefa Verdugo Bartlett. La foto 2 (de finales de los 30), tomada desde el Morro Peluquín en Las Manchas, muestra la deglutida casa del citado José Expósito, donde se hospedaron los Verdugos.

Foto 2

Para concluir diré que el escritor inglés de viajes Alfred Samler Brown en 1932 nos señala que el boniato crece en varias partes de las zonas bajas de Canarias, que las hojas (rama) sirven de forraje al ganado, que la variedad principal es la “Demerara” y que se pueden hacer licores del mismo. Debemos cultivar y apreciar más este tubérculo que fue, junto al gofio, los higos y los tunos pasados, el condumio diario de muchos de nuestros antepasados de las zonas secas de la isla. El boniato o batata no necesita tanta agua como la papa.

Pedro Nolasco Leal Cruz.
Dr. Filología Inglesa. Universidad de La Laguna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR